Cerros #1 y #2: Buitrera, 3015m e Invernada, 3402m (Δd=1834m)

Así es amigos. Mientras Chimango nos cuidaba las espaldas con sus excelentes posts, el día de ayer fuimos a la tan ansiada montaña. Todo comenzó muy temprano, estando a las 4.30AM levantados y entre ida y vuelta, recolectar gente y demás, estuvimos a la orilla de la ruta para empezar a trepar a las 7.00AM, justito minutos antes que empezara a clarear.

Ganar metros

Apenas dejamos el auto cruzamos el puente ferroviario que está sobre el río Mendoza, y luego de caminar 100 metros sobre las vías, empezamos a encarar el filo del cerro. Si bien se veía bastante feo, y por las fotos tomadas desde otros cerros no se veía fácil, fue muy ameno. Mucho zigzag, mirando permanentemente para no terminar en paredes imposibles de subir y con caramelos de miel de compañía ganábamos metros muy rápidamente. A la hora cuarenta de haber empezado a caminar paramos para hidratarnos y comer alguna fruta. Veníamos a un ritmo de 400 metros/hora, impresionante! Continuamos nuestra subida y siendo las 10.30AM alcanzábamos el final de ese primer filo. Ya podíamos ver la cumbre del Buitrera.

Primer tramo de la subida (click para agrandar)

La cima del Buitrera al fondo (click para agrandar)

 

Conquistando el primero

El segundo tramo resultó ser más simple técnicamente. Sólo en el tramo final de la cara sur del cerro se complicó un poco a causa de la gran cantidad de nieve acumulada. Relevándonos entre el Cuate (Ye Olde Fox) íbamos abriendo huella en la pesada nieve que por momentos nos llegaba a las rodillas. Después de caminar casi dos horas llegamos a la cima, el GPS marcaba 3015msnm. Eran las 12.20, en total nos habíamos demorado 5 horas en hacer 1500 metros de desnivel del cerro Buitrera. Nos sentamos, comimos, hidratamos, y estabilizamos el GPS. La altura era de 3010msnm. Salvo Ronny, los otros tres estábamos en perfecto estado, sin nada de cansancio. Allí mismo nos pusimos a discutir si seguíamos al Invernada o no. Los cuatro miembros decidimos de ir, la cima se veía, era tentadora. Teníamos la advertencia de saber que estaba a más de 4km de distancia, y el filo no se veía muy amigable que digamos. Concluimos que teníamos que hacer cumbre como muy tarde a las 4PM. Si se nos hacía esa hora antes, nos pegábamos la vuelta.

Segundo tramo en azul, que deposita en la cumbre del Buitrera (click para agrandar)

Cumbre del Buitrera. De izquierda a derecha: Ronny, Cuate, Guillote y Juan (click para agrandar)

 

El filo infernal

A las 12.50 pusimos rumbo norte a por el Invernada. Lo que no sabíamos era que nos esperaba un asco de filo. Todo granodiorita rota, desprendida y colgada que nos obligó a destreparnos al estilo escalada. Bajamos más de 150 metros de desnivel, para después volver a subirlos y volver a bajarlos y así 5 veces. Un tramo de 600 metros lineales nos tomó más de una hora de nuestro (ahora) preciado tiempo. Gracias a la geología del cerro, luego de un punto empezó la zona de roca sedimentaria, que nos permitió transitar en el filo más tranquilamente. Ahora los músculos empezaban a sentir el cansancio, ya no estaban tan frescos como antes. Las paredes de piedra habían hecho su trabajo. En teoría nos quedaba sólo subir y por suelos más tranquilos. Nos quedaba un temor: los cálculos de tiempo estaban hechos para un filo no tan complicado. Íbamos a demorar más de lo planeado a la vuelta, porque teníamos que hacer otra vez todo ese subibaja infernal. Empezábamos a pensar en la idea que nos agarrara la noche en la mitad del cerro.

Tercer tramo, en verde (click para agrandar)

Tercer tramo en detalle. Se aprecia la roca blanca en primer plano (granodiorita) y la sedimentaria al fondo de color más oscura. El Invernada se ve apareciendo muy al fondo (click para agrandar)

 

El tesoro más deseado

Luego del muy exigente tercer tramo nos quedaban 2.4km de recorrido al Invernada. Manteníamos firme el paso pero Ronny se empezaba a retrasar y el reloj corría cada vez más rápido. A 40 minutos de la meta el Cuate nos dice a mi y a Juan que sigamos, el se quedaba a esperar a Ronny que ya lo habíamos perdido de vista. Viendo la hora que era, fue evidente que no iba a tener tiempo de llegar a la cima. Con Juan hicimos un tremendo esfuerzo para mantener el ritmo. Los pies pesaban toneladas, la agitación era muy marcada, los latidos en la cabeza empezaban a aparecer. Eso sin contar la sed, la boca estaba completamente seca. A las 15.45 y luego de tres falsas cumbres llegábamos a lo más alto de la montaña. Más que alegría sentíamos alivio. No había tiempo para mucho. Podíamos ver a los otros dos chicos ya frenados en una parte del filo. Nos dedicamos a hidratar (no había tiempo para comer), sacamos las fotos de rigor (video incluido), tomamos altura GPS (3402msnm) y a las 15.55 empezabamos el descenso.

Cuarto y último tramo en amarillo (click para agrandar)

En la cumbre del Invernada con Juan (click para agrandar)

Los chicos a la distancia (click para agrandar)

Bajada trabajosa

Ahora nos quedaba lo más difícil, volver al primer cerro por el filo imposible. Estábamos jugados con el tiempo, pero no contábamos con una variable extra. Ronny había fundido motores y bajaba mucho más lento. Para no redundar, la vuelta al Buitrera fue lo más complicado del día. Trepando paredes de roca con el aditamento del cansancio. Siendo las 18.15, llegábamos a su cima.

Ahora nos quedaba bajar por otro filo por donde es la ruta normal; suave y largo. Luego de ese filo teníamos que tomar un último filo corto que nos dejaba en la quebrada del Medio y de ahí a la curva de Guido. Había una certeza, nos iba a agarrar la noche bajando, y no conocíamos el camino de regreso. Por esa razón apuramos paso, y casi al trote alcanzábamos el final del filo principal a las 20.00, ya casi sin luz. En ese punto esperamos a Ronny, prendimos linternas y discutimos por donde bajar. Con las curvas de nivel cargadas en el GPS nos dábamos una idea de donde ir. Aparte estábamos literalmente enfrente de la curva de Guido (ruta nacional 7). Empezamos un descenso bastante rápido por no ver más allá de 5 metros, y con muchísima suerte por no habernos enriscado, llegamos al final del cerro. Nos esperaban ¡5km! de caminata por las vías hasta el auto. Obvio que se nos hizo eterno, pero al fin a las 22.00 llegábamos al auto exhaustos pero muy felices por esta increíble aventura.

Esto es todo de momento, y los dejo con un video de la cima del Invernada. Si llegaron hasta acá abajo leyendo entonces sabrán comprender lo poco descriptivo y escueto del mismo. Por último, para los que les interesa tener todos los cerros de Mendoza mapeados en Google Earth acá podrán descargarlo y visualizarlo en ese programa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Anéctodas, Fotos, Salidas a la montaña. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Cerros #1 y #2: Buitrera, 3015m e Invernada, 3402m (Δd=1834m)

  1. issa dijo:

    q buenas fotos!!!

  2. Pingback: Cerro #10: Médanos I (3010m) y II (3073m) | Animal de Ruta

  3. Pingback: Cerro #11: Negros (3137m) | Animal de Ruta

  4. Pingback: Cerro #17: Cerro del Burro (3992m) | Animal de Ruta

  5. Pingback: Cerro #18: Blanco (5141m) | Animal de Ruta

  6. Pingback: Cerro #19: Divisadero del Guanaco (3600m) | Animal de Ruta

  7. Pingback: Cerro #21: División Norte (4460m) | Animal de Ruta

  8. Pingback: Cerro #24: San Jorge, 3618m (Δd: 1658m) | Animal de Ruta

  9. Pingback: Cerro #25: Yareta, 3109m (Δd:1714m) | Animal de Ruta

¿Algo para declarar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s