Animal #31- ngc 2867

Otra semana que se va, otro animal de la semana(tm) que llega a tiempo. Me parece que los estoy mal acostumbrando. ¿Recuerdan que últimamente estoy posteando muchas nebulosas planetarias? Hoy toca una, y tengo como cuatro más en reserva, así que mas vale que les vayan gustando. Esta que les traigo es una pequeña cosita con un pequeño detalle que es una pequeña sorpresa. Caballeros, damas y ajedreces, con ustedes, NGC2867:

¿No es linda? Who's a cute planetary nebulae? Yes you are, oh yes you are!

Es chiquitita, y eso que está capturada con el telescopio de 40cm de la ULP en f/10, sin reductor focal. 300 segundos de tiempo de exposición transforman a una pelotita lisa en una pelotita con un detalle al medio como pueden ver, de la mano de la poderosa DSI II color que dentro de unos meses será reemplazada por una SBIG ST8 (consequences will never be the same ¬¬ ).
Ok, en mas de una ocasión les hable de nebulosas planetarias; grandes cantidades de gas provenientes de las capas superiores de la atmósfera de una estrella que llega al final de su existencia y, debido a un juego entre el calor generado en el núcleo y la fusión que todavía ocurre para hidrógeno y helio en capas mas externas a éste, la estrella comienza a pulsar y a emitir fuertes vientos estelares. Esto ocurre para estrellas como el sol, o con masas de hasta 8 veces la masa de nuestro sol…
La sabiduría convencional, los artículos de la wikipedia y lo que me han contado al respecto indican que una nebulosa planetaria se origina a partir de una estrella de entre 0,8 y 8 masas solares que entra en fase AGB. Más masa inicial que eso y la cosa se vuelve supernova.

Por otro lado, las estrellas tipo Wolf-Rayet son estrellas supermasivas que tienen como mínimo 20 a 30 veces la masa del sol inicialmente. Tienen temperaturas superficiales por encima de los 40.000°K, emitiendo la mayor parte de su luz en el ultravioleta, y brillan tanto que la misma presión de radiación se lleva un montón de material de la superficie (la cual es muy extendida y hace difícil definirla) lo que produce gran cantidad de lo que se llaman vientos estelares. En el caso de las estrellas WR, la presión de radiación es tan fuerte que puede “empujar” hacia afuera de la estrella gran cantidad de elementos más pesados que el hidrógeno, tales como oxígeno y carbono.

Y lo que tenemos acá es una nebulosa planetaria que tiene en su centro a una estrella Wolf-Rayet como progenitor. Es la cosa más rara con la que me he encontrado hasta ahora en el año. Encima es muy joven: la nebulosa tiene 2750 años de edad, estando a 1700 años luz se ve bastante chica; y es que siendo tan nuevita tuvo poco tiempo para expandirse; 0,45 años luz de diámetro (y ya es bastante débil en brillo con una magnitud de m(v)=9,7).

Parece un cerebro. Un cerebro con una bruta estrella en el centro.

No conozco mucho al respecto, y las publicaciones que pude leer en este rato no me aclaran nada sobre cómo una estrella WR puede formar una nebulosa planetaria, pero tiene sentido después de todo, con sus vientos estelares expulsan un montón de gas. También muestran diferencias de composición química con las nebulosas planetarias “tradicionales”,  pero el fenómeno es muy similar. Apenas sepa más del asunto hago un post follow up.

Esta nebulosa planetaria me agarró totalmente desprevenido. Está bueno que te sacudan los conceptos de vez en cuando.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en animal de la semana, Animales Astronómicos, Astronomía, Ciencia, Fotos. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Animal #31- ngc 2867

  1. dama dragón dijo:

    Lindo bicho…..
    Es un cerebrín con una idea brillando adentro…. o los contornos del de HJS, con un maní adentro….

    Lindo post…

  2. Guillote dijo:

    Pedazo de bicho. Por qué se ve azul? Nitrógrno? O es por los filtros?

    • chimango dijo:

      Buena pregunta, no me metí en eso para no estirar demasiado la cosa. En algún momento viene post de eso, pero para hacerla cortita el color es producido por oxígeno y nitrógeno muy enrarecidos, lo que facilita transiciones de electrones entre nives de energía que son de muy baja probabilidad de ocurrir, y por eso las líneas espectrales que le dan ése color a la nebulosa se llaman “líneas prohibidas”.

  3. Pingback: Animal #41- NGC 6818, La pequeña joya | Animal de Ruta

¿Algo para declarar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s