Habemus Planeta

Astrónomos han descubierto un posible planeta en formación. Usando el VLT, este equipo de científicos están estudiando un efímero disco de polvo que rodea a una estrella joven, donde se puede estar formando un sistema planetario. Es la primera vez que se detecta una anomalía en un disco de polvo. Esta anomalía consiste en la ausencia de polvo a unos mil millones de kilómetros de la estrella anfitriona. Ahora se esta tratando de determinar si esta ausencia de polvo en el disco es debida a un planeta o una enana marrón.

Imagen artística de un disco protoplanetario. Fuente: Wikipedia

Como sabemos los plantas se forman gracias a la presencia de un disco de polvo que rodea la estrella, la transición de disco de polvo a planeta es rápida y muy pocos objetos son identificados durante esta fase. Los discos de transición pueden ser detectados ya que emiten menos radiación en longitud de onda infrarroja-media. La ausencia de polvo cerca de la estrella puede explicarse por ausencia de esta radiación. Se piensa que los planetas recién formados pueden crear estos vacíos, aunque existen otras posibilidades.

Un ejemplo de esto es T Camaeleonis (T Cha), una estrella tenue ubicada en la pequeña constelación austral del Camaleón, la cual es comparable con nuestro Sol, con un par de miles de millones de años menos, digamos que está en la niñas. T Cha se encuentra a unos 330 años-luz de la Tierra y sólo tiene unos siete millones de años de edad. Hasta ahora no se han detectado planetas en formación en el interior de estos discos de transición, aunque previamente se han logrado observar planetas en discos más maduros.

Región del Camaleón

“T Cha es un excelente objeto para estudiar cómo se forman los sistemas planetarios”, dice Johan Olofsson (Max Planck Institute for Astronomy, Heidelberg, Alemania), uno de los autores principales de los dos artículos científicos publicados en la revista Astronomy & Astrophysics, que describen este nuevo trabajo. “Pero como esta estrella esta bastante lejos, se necesitó todo el poder del Interferómetro del Very Large Telescope (VLT) para distinguir los detalles más finos y ver lo que está ocurriendo en el disco de polvo”.

Impresión artística del disco de T Cha. Fuente: ESO

T Cha, fue observada por primera vez con el instrumento AMBER (Astronomical Multi-BEam combineR) y el Interferómetro del VLT para combinar la luz de los cuatro telescopios de 8,2 metros del VLT y crear un “telescopio virtual” de 130 metros de diámetro. Así encontraron que parte del material del disco formaba un delgado anillo de polvo a tan sólo unos 20 millones de kilómetros de la estrella. Más allá de este disco interior encontraron una zona sin polvo y luego un disco externo, comenzando en regiones ubicadas a 1.100 millones de kilómetros de la estrella y extendiéndose hacia el exterior.

Campo alrededor de T Cha. Fuente: ESO and Digitized Sky Survey 2.

Para nosotros, el hueco en el disco de polvo alrededor de T Cha era una evidencia concluyente, y nos preguntamos: ¿estaremos siendo testigos de un compañero abriendo un hueco dentro del disco protoplanetario?”, comenta Nuria Huélamo (Centro de Astrobiología, CAB/INTA-CSIC, España), primera autora del segundo trabajo publicado.

Sin embargo, encontrar un compañero débil y tan cerca de una estrella brillante es un enorme reto, por lo que el equipo tuvo que utilizar el instrumento NACO del VLT de una nueva y poderosa forma, llamada SAM (sparse aperture masking), para lograr imágenes de excelente calidad. Después de un cuidadoso análisis encontraron signos claros de un objeto ubicado dentro del vacío del disco, a unos mil millones de kilómetros de la estrella, un poco más lejos que Júpiter en nuestro Sistema Solar. Esta es la primera vez que se detecta un objeto más pequeño que una estrella en un disco de transición que rodea a una estrella joven. La evidencia sugiere que el compañero no puede ser una estrella normal, pero podría ser una enana marrón rodeada de polvo o, aún más interesante, un planeta recién formado. En los próximos meses se tendrá más información de este interesante hallazgo, claro que  se  tendrá que tener paciencia y esperar los resultados que arroje los nuevos estudios. Para terminar como ya es costumbre les dejo la fuente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Astronomía, Ciencia, Curiosidades. Guarda el enlace permanente.

¿Algo para declarar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s