El Corcovado

Estuve una semanita en Río de Janeiro por motivos plenamente laborales. Eso no quita que la recorriera lo más que pude durante la semana laboral y por supuesto el siguiente fin de semana que aproveché para quedarme paseando. Si uno va a Río debe conocer si o sí 5 cosas: Arcos de Lapa (con su fantástico Rio Scenarium), Copacabana, Ipanema, el Jardín Botánico, el pan de Azucar y, cuando no, el Cristo o Corcovado. A continuación, les paso a contar brevemente mi experiencia para lograr llegar a ese punto.

Opción 1: Taxi desde el hotel

Por supuesto que es la opción más cara. El taxi les puede cobrar por subirlos, esperarlos y bajarlos algo así de 150 reales, lo que no deja de ser una buena opción si uno está corto de tiempo y está en un grupo de 3 o 4 personas. Recuerden que adicionalmente les cobran 26 reales por la entrada al Parque (sí, el Corcovado está dentro del Parque Nacional de la Tijuca). El tiempo de ida estimado es muy relativo, dependiendo del día y época del año. En general se pueden tardar desde 20 a 30 minutos hasta arriba desde Copacabana pero en los últimos cientos de metros puede haber una gran cola de autos esperando para poder estacionar, perdiendo 30 minutos más de su tiempo.

Opción 2: Subte/Bus/Taxi/Combi/tren

Esta segunda opción en realidad pueden ser varias. Lo que yo hice fue tomarme el subte desde el centro (el que va hacia las playas de Copa e Ipanema) y me bajé en la estación Lago do Machado. Si están parando en la zona de playa, es el mismo medio de transporte pero en sentido inverso. Al salir de la estación nos vamos a encontrar con en gran plaza de nombre homónimo a la estación. Lo importante es que hasta esa plaza llega la avenida que empieza en el Corcovado. Por supuesto que en la zona superior no deja de ser una callecita, pero a medida que va bajando se convierte en avenida finalizando en la plaza. Esa avenida se llama Rue Das Laranjeiras. Allí me tomé un taxi que fue subiendo por esa avenida durante 2,5km hasta el barrio de Cosme Velho y me bajé sobre la misma avenida. Allí vamos a encontrar una iglesa muy grande y enfrente una plaza. Ambas se llaman San Judas Tadeo. A continuación, un mapita con el recorrido:

En la misma plaza vamos a ver muchísima gente debido a que desde allí parten muchos de los taxis que suben al Corcovado. También allí está la estación de trenes que va por un camino diferente (y según he escuchado, muy pintoresco). El problema de tomarse el tren no es el precio (40 reales ida y vuelta) sino la marea de gente intentando sacar el ticket. Y si es que lo consiguen, el siguiente problema es esperar el turno para poder subir. Hay gente que se ha pasado todo el día esperando y como yo estaba corto de tiempo recurrí al plan B.

Tren de Corcovado (Click para agrandar)

Taxi para mi sólo no iba a pagar. Entonces, me crucé la diminuta plaza hasta un lugar donde ví combis y una cola de personas. En portuñol pude entender que era un servicio de combis, que me cobraban 25 reales ida y vuelta y que tenía 20 minutos de espera. “Negocio redondo” pensé mientras hacía la cola. Efectivamente 20 minutos después estaba arriba de esas combis chiquitas con brasileros y demás turistas de otras nacionalidades. Seguimos por la misma avenida que había llegado yo en taxi y luego de andar 1km empieza el camino más picante. Subidas cada vez más empinadas y el camino más estrecho. 10 minutos después estábamos atorados sobre el final del camino y avanzando a paso de hombre.

Segunda y última parte para llegar al Corcovado (7km):

Luego de 30 minutos de tortura esperando arriba de la combi, bajamos y fuimos a hacer la larguísima cola para sacar el ticket. A pesar de lo largo de ella sólo tardé 20 minutos es sacar el ticket (26 reales) e inmediatamente me fui a la otra cola de 500m de largo que es la de ingreso. También fue más rápido de lo pensado y en un total de 45 minutos había hecho las dos colas más largas de mi vida.

Largas colas en el ingreso al Corcovado (Click para agrandar)

Como el Corcovado no está apenas en la entrada del parque sino que hay un camino que hay que seguir subiendo, luego de hacer la cola subimos a una combi del parque que en 2 minutos recorre alocadamente curvas y contracurvas empinadísimas para ahora sí dejarnos en la entrada del Corcovado.

El Corcovado

El lugar en sí no tiene mucho para contar sino que es para apreciar. La vista de todo Rio es sinceramente espectacular y uno puede ver desde la parte de Gavea y Barra de Tijuca hasta el aeropuerto de Galeo. Rio tiene forma de L siendo una parte la de la playa (Barra, Ipanema, Leblon, Copacabana, Urca) y la otra parte más barrio y centro (Flamengo, Botafogo, Cinelandia, Centro). Obvio que Rio es gigantesco y toda la parte que está hacia el norte del centro es prácticamente desconocida por los turistas. Vendría a ser el conurbano carioca.

En las inmediaciones del monumento se pueden encontrar hasta 4 restaurantes allí, con precios bastante razonables. Una coca, que en la ciudad sale 2,50 o 3 reales, aquí la vamos a encontrar en 3,5o o 4. Lo mismo con la comida. Yo almorcé por 13 reales que no deja de ser una ganga por estar en el tope de la ciudad y lo más visitado. No existe el “atraco monetario” que estoy acostumbrado a sufrir acá en Argentina cuando hago turismo interno.

Para sacar fotos está bastante difícil si uno no quiere que aparezcan otras personas en las fotos. Es tal la marea humana que me sentía en un boliche. Después de algunos codazos y de lidiar con las viejas que repetían mil veces las fotos porque si no se olvidaban el flash, le salían desenfocadas y un largo etc, pude hacer algunas lindas panorámicas.

Vista hacia el Este. Al fondo se ve la Pedra da Gavea (click para agrandar)

Vista sur hacia Ipanema (a la derecha)  Copacabana (Izquierda) y el Pan de Azucar (extremo izquierdo). Se aprecia en primer plano la “Lagoa”. Click para agrandar

La vuelta la realicé el el minibus hasta la plaza de San Judas Tadeo y en vez de tomarme un taxi hasta la estación de subte lo hice caminando, cosa que recomiendo realmente porque uno va a ver el verdadero Río de Janeiro allí. No es una zona turística como las playas de Copa o Ipa pero es muy seguro y permite conocer más el ritmo cotidiano de vida de los Cariocas. Es como que mandemos a un turista a que camine por Villa Crespo, Colegiaes o Villa Urquiza, que sin ser lugares turísticos dan una muestra más acabada de lo que es la vida diaria del porteño.

Bueno, esto es todo por ahora y será hasta la próxima.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Anéctodas, Curiosidades, Fotos, Geografía, La ruta. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El Corcovado

  1. Graciela dijo:

    Claro,bien escrito,muy bueno para aprender. Los que hemos estado allí,nos sirve para recordar , re-aprender y afianzar y a los que no han ido,de gran guía y orientación
    Excelente nota Especial para el Mundial del 14 que será buena parte en Río Gracias Guillote.

  2. Leonardo dijo:

    Buenisimo Guillote, este domingo voy a Rio y ya tengo armado en google earth unos puntos que quiero conocer (todos los que nombras, mas Vista Chinesa, que me recomendaron). Ingenuamente imaginaba que era cuestion de llegar, sacar el boleto para el trencito y en el peor de los casos “esperar un ratito” jejejejeje, ahora ya voy preparado psicologicamente.

  3. Juan dijo:

    Leo: yo que vos bajo en parapente!!! debe estar buenisimo despegar de ahi!

    • Leonardo dijo:

      Juan (Manuel?), ojala pudiese che, pero mi parapente quedo en Bariloche. Capaz algun amigo cuando me vaa a visitar a Brasil me la pueda alcanzar…. 😉 jejejeje
      Abrazo!

¿Algo para declarar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s