Feynman, física y religión

Siempre me pareció sorprendente como un físico puede congeniar su trabajo con la religión. La idea de un dios de Einstein me parecía una solución salomónica (de hecho, escribimos en este blog acerca de ello), y sabía que otros más modernos como Feynman, Gell-Mann (para mi el mayor genio después de Einstein) y Dyson eran/son ateos confesos. ¿Pero que pasa cuando estudiantes de grado llegan a las universidades? Más en EEUU donde la religión está muy arraigada. Gracias  ala lectura del libro “El científico rebelde“, de Freeman Dyson, me pude enterar como un genio como Feynman trataba el tema con sus alumnos de grado y postgrado.

A continuación, comparto con ustedes y transcribo un párrafo del capítulo 25 del libro (¿Está dios en el laboratorio?) donde el maestro Dyson nos comenta una anéctoda de su mentor:

“Feynman no creía en dios, pero nunca tuvo la intención alguna de destruir las creencias de otras personas. No escribía sobre científicos o pensadores religiosos profesionales, sino sobre estudiantes que llegan a la universidad procedentres de familias donde hay fuentes creencias religiosas y luego, al verse confrontados con la ciencia moderna, se encuentraban con que ésta pone en cuestión sus creencias personales. Ha visto de primera mano la angustia que experimentaban algunos de sus estudiantes. Pero Feynman no pretendía tener una cura para esta angustia. Se limitaba a observar que había un auténtico conflicto entre la anticuada religión de su familia y la ética de la ciencia que les obligaba a ponerlo todo en cuestión.”

Hasta acá relata los problemas de “identidad” que sufrían sus alumnos, en el siguiente (y ultimo) párrafo les brindaba una solución tan salomónica como la de Einstein:

“Este conflicto era grave en el caso de los estudiantes que habían crecido en hogares cristianos fundamentalistas. Las únicas salidas que tenían ante ese dilema eran rechazar totalmente la ciencia o abandonar su herencia religiosa. Afortunadamente esto solo les sucedía a una minoría cristiana. La mayoría de los creyentes cristianos eran capaces de conciliar su creencia general en Dios y en la doctrina de Jesús con un escepticismo considerable con respecto a los detalles. Para la mayoría la religión era una forma de vivir, y no tanto un conjunto de creencias dogmáticas. Del mismo modo que la ciencia puede subsistir sin certezas, la religión puede hacerlo sin dogmas, y ambas pueden convivir sin conflictos. Esta es la solución que Feynman recomendaba a sus alumnos.”

Cabe repetir que Feynman era un estricto ateo, pero era tan grosso que en vez de llenarlos de problemas a sus alumnos se había rebuscado la forma para que ellos pudieran estudiar lo que querían y a su vez, no ser quemados en la cruz por sus familias fanáticas =)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Anéctodas, Ciencia, Cruda realidad, Física, Frases, Religión. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Feynman, física y religión

  1. Puma dijo:

    Capo Feynman

  2. Pingback: La incertidumbre del conocimiento (μpost) | Animal de Ruta

  3. Feyn-solo-man dijo:

    Un ateo no puede ser estricto ateo, será ateo o no lo será. El problema de ciertos ateos científicos puede ser que consideran que todo lo que existe puede ser reducido e interpretado haciendo uso del método científico, lo cual es, cuando menos, un poco pretencioso.

¿Algo para declarar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s