Debatir, esa extraña utopía

Hace tiempo vengo “craneando” (Ramiro Agujis dixit) acerca de lo que sucede en los foros y páginas en general en la web y sobre la falta de debate. Siempre salta el bardero, siempre está la descalificación, el vos no sabés nada, el Trollismo en su máxima expresión. Hace un tiempo escribí sobre los trolls, su accionar y qué se debía hacer con ellos.

Debates hay en cualquier circunstancia. Lo impotante son los argumentos

Debatir es un intercambio de opiniones, no al estilo de los políticos que se putean. Eso no es debate, es trollismo institucionalizado. A la hora de sentarse con un segundo a debatir un tema se deben seguir pautas generales.

La primera pauta es estar preparado para cambiar de opinión si los argumentos del segundo son más contundentes que los míos. Si hablamos de un tema determinado y la otra persona ejerce un argumento más razonado y lógico que el nuestro, tenemos que estar dispuesto a cambiar nuestro pensamiento.

Esto nos lleva a la segunda pauta, debatir con los principios básicos de la razón. Que a su vez desencadena la tercera pauta, poder reconocer que alguno de mis argumentos puede ser erróneo.

Parece una obviedad lo que digo pero si la gente siguiera solo estas pautas no habrían religiones en el mundo. Se ponen a debatir un creyente y un ateo. El ateo le dice al creyente que no cree en ningún Dios porque nunca lo vió, no hay documentos históricos y no hay rastros de su pasado. ¿Cómo refuta el creyente? No le queda otra que aducir a la fe, y eso no es argumento plausible de utilizar de un debate. Si analizamos las pautas, el aducir a la fe no cumple con la segunda; el querer refutar no cumple la primera y en sí toda su respuesta no cumple con la tercera.

Este post había quedado hasta este punto desde hace algunas semanas porque no concebía como continuarlo sin ser repetitivo (estado del que soy un inconsiente fanático) hasta que vino a darme un buen impulso la muy atractiva página Atheism Resource con su análisis sobre los 4 tipos de creyentes que se encuentran en los debates de su página. Esto provocó un efecto cascada y terminé en el español blog Las penas del Agente Smith, el cuál tiene un gráfico sobre cómo se debe debatir tomado de Atheism Resource. Para mi sorpresa, mi hilo de razonamiento parece no estar errado, pero me faltaba mucho camino para escribir. Al leerlo me di cuenta de cuanto poder de síntesis me falta, y decidí mostrarlo a continuación. Si no lo hubiera hecho, habría terminado escribiendo un plagio de este espectacular gráfico:

Click para agrandar

Querido lector, luego de leerlo, ¿estás dispuesto a debatir?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cruda realidad, Historias Mínimas, Insultos, miscelaneas, Religión. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Debatir, esa extraña utopía

  1. yeyo dijo:

    muy, pero muy bueno….Gracias Totales

  2. ye olde fox dijo:

    faltaba un post de estas características, espero lo lea la gente que necesita saber que es un debate..

  3. chimango dijo:

    ¿Debate? si estamos todos de acuerdo en que el post está bueno, no hay discusión posible!

  4. Marcos Martínez dijo:

    Me ha encantado. Tengo conocidos creyentes y pienso imprimírselo. Además de yo ser no creyente soy muy tocapelotas cuando alguien no puede defender una postura, y esto puede ayudarme a joderles la vida.

    Gracias, de verdad.

¿Algo para declarar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s