¿Y donde está el piloto? La excusa oficial

Escribo esta pequeña entrada para justificar mi desaparición del blog. Estas últimas semanas  estuve haciendo algunas cosas dignas de contar por acá, pero dado  que soy muy vago, no me he dado tiempo para escribirlas una por una. O cuando tengo el tiempo coincide con que también tengo sueño, hay una razón para eso también…

You can't always get what you want... (picture is unrelated)

La cosa se resume en tres puntos: dos viajes y una adquisición, todos a causa de mi trabajo. El primer viaje fue a fines del mes pasado a Buenos Aires para asistir a la entrega de premios Sadosky por uno de los proyectos en los que trabajo para la Universidad de la Punta; éste es el Telescopio Remoto. No me dieron premio, pero sí diploma de finalista (¡ufa!) y tuve que viajar para recibirlo. El viaje ocurrió durante la mitad de esa semana hasta el final de la misma, impidiendo que tuviera acceso al telescopio. En semanas anteriores había tenido mal clima, produciendo que se me agotaran las imágenes tomadas por mi en el telescopio. El animal #19, a.k.a. el cúmulo globular M2, fue lo último que me quedaba. Lo hice post, un poco tarde en la semana. Volví en colectivo a San Luis durante el sábado, para agarrar mi auto y seguir viaje hasta Mendoza, no sin antes pasar por el telescopio que estaba sufriendo… unas pequeñas modificaciones.

-rulo de tambor-…

Arriba, izquierda; El telescopio sobre su cuña ecuatorial, mostrando los contrapesos para contrarrestar el torque de las cámaras CCD y el apocromático. Arriba, derecha; el telescopio de 40cm con el apocromático de 8cm sobre éste. Abajo, izquierda; detalle de los tornillos de ajuste de altura y azimuth. Abajo, derecha; la cuña ecuatorial, en primer plano. Click para ver las cosas más grandes.

¡¡¡tatáaaaaaan!!!

Yep, durante ese fin de semana vino BigHouse(tm), el ingeniero encargado de diseñar y construir la pieza que ven en la foto para transformar la montura altazimutal del telescopio en una montura ecuatorial. Estábamos planeando esto desde hace meses; cuando por fin se da, me enchufan un viaje a Buenos Aires. Y encima no gané (pero castigué sin piedad ni decoro las mesas del copetín posterior a la entrega de premios).

No todo fue negativo del viaje.

De hecho, excepto no haber ganado, nada fue negativo; fui de paseo gratis, comí muy bien, me encontré con Guillote, habitante de dicha orbe y me di una vuelta por Óptica Cosentino, quienes son proveedores de equipo para el observatorio y que me tenían listo un accesorio que estábamos esperando desde hace rato; los anillos necesarios para montar nuestro flamante telescopio apocromático de 80mm sobre el telescopio de 40cm, así lo usamos de telescopio buscador en la página de telescopio remoto. También compré (por mi cuenta) un filtro polarizador circular para la cámara; más de eso en otro post…

El asunto es que el sábado llegué cuando los trabajos de instalación de la cuña estaban casi concluidos; puse la barreta que sostiene a los anillos en el tubo del telescopio de 40cm y me fui hacia Mendoza. A cosechar cerezas se ha dicho.

El lunes volví a San Luis y me pasé ése día y el siguiente contrapesando el telescopio y desarmando el apocromático para poder encajarle los condenados anillos, que le iban medio justos. Habiendo cantado victoria de semejante tarea, emprendo la vuelta hacia Mendoza el martes a última hora, que el miércoles tocaba un último viaje; en avión a través del montículo hacia Santiago de Chile. Me dirigía con mis co-workers, Lt. Dan y Chinchulín, al VI encuentro de Planetarios del cono sur. Si bien no es exactamente lo mío, fue una linda reunión, lleno de gente muy piola y, como ya he mencionado, muy comprometida con la divulgación de las ciencias naturales, en particular de la astronomía. ¿Fue productivo? Si, volvimos con ideas. ¿Fue útil para mi? Más o menos, no planeo dedicarme de lleno a la difusión, aunque si no me pareciera importante no estaría en el trabajo en el que estoy ahora. ¿Estuvo bueno el paseo?

Ustedes díganme…

Arriba, izquierda: el proyector-monstruo de la USACH, con pelada comparativa de tamaño abajo a la izquierda. Arriba, derecha; la pandilla, planetaristas de Brasil, Argentina, Chile, Bolivia, Paraguay y Uruguay. Abajo, izquierda; paseando por Santiago- La casa de la moneda. Abajo, derecha; A pesar de tener tapa a rosca de plástico (!) estaba relativamente buena la cerveza. El portador del pancho es Lt. Dan.

Los dos primeros días fueron de conferencia y exposiciones, pero el sábado nos subimos a un bus (así se dice a la usanza trasandina) que amablemente pusieron los de la organización del encuentro; nos armaron un tour completo (comida y hotel en La Serena incluido) en el que la visita principal fue el observatorio de La Silla, hogar de varios telescopios, incluyendo al 360:

Cúpula del 360; alberga a un telescopión de 3,6 mts de diámetro y al espectrógrafo de mayor resolución del mundo

y al NTT:

el New Tecnology Telescope, o NTT, al medio.

verdadera maravilla tecnológica que se merece un post, por lo que los voy a desilusionar con un enlace a la wikipedia (le hemos sacado provecho, ¿no? Si te gusta, donales dinero, ¡ahora es el momento!) El domingo visitamos una pisquera (si, compré pisco. Y mucho), un par de observatorios educacionales con funciones similares al nuestro pero con mucha mas cancha en este negocio (del que vamos a copiar varias ideas; Cerro Mallu me gustó mas, pero Mamalluca también está bastante bueno) comimos cabrito cocinado en horno solar y pegamos la vuelta. Fue mucho viaje. Y casi nulo tiempo para postear, sumado a que… ¡ya no tenía imágenes del telescopio! Por eso salió con fritas una foto que había tomado a las Hyades, cúmulo que por otra parte, al ser tan extendido, no lo hubiera encarado nunca con el telescopio (maaaanso mosaico habría que hacer).  Al lunes siguiente Lt. Dan se fue a hacer trámites (es trasandino. O pre-andino, según desde donde se mire) por lo que Chinchulín y yo nos dimos una vuelta al mediodía por el mercado central. Nos rompieron el orto con los precios, pero nos metimos esto al buche:

Machas a parmesana, mariscada y congrio frito.

Para terminar con lo del viaje, los dejo con una imagen de algo que también me gustaría haber ingerido, pero su precio (20.000$ chilenos, casi 200 pesos) lo impidió; de todas formas en enero vamos a ir con Ye Olde Fox a Puerto Montt a buscar una de estas centollas. Por lo menos ahora vamos con idea del precio para que no nos agarre el patatús al otro lado de la frontera.

¿Ese King Crab que sale en los documentales del History Channel como si fueran tan machos los gringos por pescar en el mar de Alaska y que dicen que es único? Si, es centolla, y por acá la pescan sin tanta queja.

¿Qué me queda por contar? Ah, si; habiendo vuelto esta semana, falta que justifique mi último periodo de ausencia. Se explica fácil; El martes llegué a la ULP y estuve desde las 6pm hasta las 6am del miércoles, y desde las 5:30pm hasta las 5am del jueves poniendo en estación/aprendiendo a poner en estación el telescopio de 40cm con su nueva montura ecuatorial; requiere ir ajustando los tornillos de la base hasta que el telescopio, cuando se lo apunta en declinación=90°, esté apuntando al polo sur celeste verdadero. La montura, por mas de que esté fabricada con la mas alta precisión posible, no deja al telescopio en la posición correcta y requiere ser ajustada finamente para lograr precisión en los movimientos. Todavía no lo logramos terminar (yo ya encontré de forma gruesa el polo sur celeste verdadero, falta usar el método de la deriva para terminar de corregir los planos). Una vez que esté bien puesta, el motor principal del telescopio va a estar alineado con el ecuador, teniéndose que mover sólo en ese eje para seguir a la estrella en su movimiento aparente por el cielo; esto nos va a permitir seguirlas con muchísima mas precisión y poder obtener fotos de mayor tiempo de exposición. Se vienen por fin fotos de calidad y animales de la semana fuera de lo común y fácilmente observable. ¿Quién dice que no? tal vez hasta podamos observar un eco de supernova

¿Y la excusa? Como estaba ocupado con esto de noche, de día dormía. Por eso desaparecí del blog. Y no va a mejorar en las semanas que viene, pero estén tranquilos que animal de la semana va a haber, ahora mejor que antes, y voy a tratar de postear un poco más seguido.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Anéctodas, Fotos, La ruta. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¿Y donde está el piloto? La excusa oficial

  1. Guillote dijo:

    Muy bueno! Y mucha envidia por lo que morfaste hdp! Welcome back

  2. Gabinni dijo:

    Interesante agenda….. y mucho más interesante el morfi!!!

  3. dama dragón dijo:

    No llegué a probar la cerveza…… malditas cenas de fin de año….

¿Algo para declarar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s