Ecos de supernovas

En abril de este año estuve en la reunión de la AAVSO que se realizó en San Rafael, Mendoza. Estaba lleno de astronomos aficionados y algunos astronomos profesionales, toda gente maravillosa y con buenas ideas (y con unos juguetes bárbaros). De entre todos ellos tuve el gusto de conocer a Doug Welch, astrónomo de la universidad de McMaster, Canadá. Muy simpático y accesible, el había preparado entre otras cosas una charlita de la cosa mas entretenida e interesante* que he escuchado en estos últimos años: Ecos de supernova.

Para ver el eco (eco, eco, eco...) hacé click, ick, ick, ick...

Básicamente son ecos de luz; se producen cuando el flash de una supernova se refleja en el medio interestelar o ISM, como le decimos de cariño. La luz de la explosión (implosión mejor dicho) llega primero a la tierra, y después llega la luz reflejada en nebulosas (que pueden o no estar asociadas al finado astro) debido al camino geométrico mas largo que ésta tiene que recorrer. Como la luz viaja hacia adelante (hacia nosotros) y hacia atrás, algunos eventos registrados parecen tener una velocidad mayor a la de la luz y son conocidos como superluminales (uno de estos días me chiflo y escribo algo de jets relativistas y AGN). La cosa es que para nebulosas a mayor distancia, se puede registrar luz de una explosión de supernova mucho tiempo después de que ésta haya ocurrido. De hecho, y debido a que la luz sale para todos lados desde la ex-estrella (un frente de onda esférico, que le dicen) uno puede recibir luz reflejada en una nebulosa detrás de la supernova (desde nuestro punto de vista, claro) y “ver” la parte de atrás de la supernova.

Propagación del frente de ondas de luz

En la charla, Welch explicaba como utilizar telescopios de aficionado con un CCD para poder observar estos ecos, inclusive escribió un artículo para “Sky and Telescope” en junio del 2008, pero parece que sin mucho éxito; los aficionados no le dieron mucha atención. Y es que suena a algo difícil de hacer, pero en realidad no tanto; sólo hay que buscarlos sacando imágenes con unos pocos meses de distancia en el tiempo y hacer la diferencia entre los frames.

De estas imágenes diferenciales tomadas para observar los ecos de 1987A se encontraron otras cuatro supernovas

Trazando vectores normales a los frentes de onda observados se puede encontrar el centro del evento que los produjo. O sea, que se encuentran restos de supernovas antes desconocidas, buscando jirones de nebulosa levemente más iluminados que casi se ven como ruido en las imágenes… La basura de uno es el oro de otros. ¡Y qué basura! Se pueden inclusive obtener espectros de la “parte de atrás” de la supernova.

Eso es lo que me gusta de la astronomía. Justo cuando uno piensa que ya está insensibilizado, que ya vió “demasiados números grandes” (ver este animal de ruta si todavía no viste suficientes) y de que nada te puede sorprender, el universo se saca un ladrillo de la galera y te lo estampa en la cara.

Impactante.

*El término correcto en inglés sería FREAKING AWESOME.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Astronomía, Ciencia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Ecos de supernovas

  1. Guillote dijo:

    Muy bueno!!!!!!!!

  2. Gabinni dijo:

    WTF!!! Impresionante!! Me encanto el post, es como paleontologia pero con novas, mortal!

  3. Pingback: ¿Y donde está el piloto? La excusa oficial | Animal de Ruta

  4. Pingback: Animal #36- M16, la nebulosa del Águila. | Animal de Ruta

¿Algo para declarar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s