Enclaves N°2: Baarle Nassau y Baarle Hertog

(o como complicar la vida de la gente al extremo)

En una primera entrega de enclaves, habíamos hablado de Llívia y les había asegurado que era un caso simple y que había otros muchos más complejos. Ahora vamos a ver una rareza europea, sin dudas la zona limítrofe más complicada del viejo continente, los enclaves de Baarle Nassau y Baarle Hertog o simplemente el pueblo de Baarle. No nos vamos a focalizar en cómo se llegó a la actual situación limítrofe sino en las delicias cotidianas, en esos hechos que nos producen una mueca de sorpresa al leerlos. Bienvenidos al pueblo de nunca rodear, al mundo de lo difuso.

Para empezar, el pueblo de Baarle es el único en el mundo que se encuentra fraccionado por dos naciones. La holandesa se llama Baarle Nassau y la belga Baarle Hertog. Constituyen en conjunto  una serie de 22 enclaves belgas y 7 metaenclaves holandeses. Ahora bien, ¿metaenclaves?, sí. ¿Qué es eso? Un enclave dentro de otro enclave. Vamos de vuelta. Habíamos dicho en la anterior entrega que un enclave era un “pedazo” de país enteramente rodeado de otro país. Entonces un metaenclave es un pedazo de país A rodeado enteramente por un enclave de un país B que a su vez (por definición) está enteramente rodeado por el país A. Ajá! ¿Ahora entiendo cuando les digo que se complica en cualquier sentido? Antes de seguir avanzando veamos un mapa de este extraño mundo.

Mapa del pueblo con los enclaves numerados

Si se fijan bien, lo primero que vemos son trozos amarillos sobre un “lienzo” color crema. Pues bien, la “crema” es Holanda y lo amarillo (patito?) es Bélgica. Ahí, querido lector, ahí está el pueblo. Los sectores amarillos son los enclaves belgas y oficialmente se les asigna la letra H y se los numera del 1 al 22. Podrán ver en la imagen solo 16 porque fuera del pueblo (y de ese mapa), en sector rural, se encuentran los restantes. Los metaenclaves holandeses se les asignan la letra N y se los numera del 1 al 7, y como les decía, son un pedazo de Holanda dentro de Bélgica y éste último dentro de Holanda. Si a eso le sumamos que el pueblo es chico, podés vivir en Holanda, comprar el pan en Bélgica porque en ese país está subvencionada la harina y por ende el pan es más barato; cargar nafta en Holanda porque los bajos impuestos de ese país la abaratan, pasar a buscar a tu hijo del colegio en Bélgica porque pensás que tiene mejor sistema educativo y volver a tu casa que habíamos dicho, quedaba en… Holanda. Vieron, ¡hasta simplemente con un esquema mental nos cuesta ubicarnos en qué país vivimos!

Imagen satelital del pueblo y sus límites (vía Google Earth)

Un poquito de historia

Al ver este tipo de enclaves lo que primero se nos viene a la cabeza es “¿cómo?, ¿cómo mier… vino a terminar esto así?” Bien, como la mayoría de los enclaves europeos, la historia comienza en el Medioevo y con los señores feudales. Posteriormente fueron el tira y afloje y el papel de cambio de diferentes reyes, pasando por el no reconocimiento entre países (siglo XVII), hasta un tratado de reconocimiento por ambas naciones en 1843 y 1849 respectivamente.

Historias mínimas

Al sumergirnos en la vida cotidiana de este pueblo vimos lo complicado que puede ser la vida en él. Hay ejemplos que van desde casas cruzadas por la frontera, donde no se sabe a qué país hay que tributar los impuestos, o el caso de un asesinato en la frontera donde antes de llamar a los investigadores tuvieron que llamar a un geógrafo para que les dijera de qué lado se encontraba el cadáver.

Casa "partida al doime" (viejita language) por el límite

También hay un simpático ejemplo de un holandés llamado Hendrik Jacobus Owel, que abrió un banco en la frontera, el Femisbank. La puerta principal y las oficinas estaban en Bélgica, pero la caja fuerte en Holanda. Cuando querían hacer auditorías las autoridades holandesas, él aducía que los papeles estaban en Bélgica (cosa cierta); cuando lo querían hacer los belgas, decía que la caja fuerte estaba en Holanda. Así pateó las auditorías más de 20 años hasta que ambas autoridades se pusieron de acuerdo, obtuvieron órdenes de los respectivos paises para cruzar la frontera y en conjunto investigaron el banco que resultó que lavaba dinero y tenía filial en Anguila. Obvio que el banco fundió y el otrora capo terminó en la cárcel (pero no conseguí averiguar en que país!).

Más ejemplos de casas atravesadas por la frontera

Otro caso curioso y que se ha convertido en atracción turística es la cervecería del pueblo. Tanto la parte donde se fabrica como el anexo donde se comercializa es atravesada por la frontera. Ésta se encuentra marcada en el piso y estoy seguro que los visitantes sacan más fotos al piso que a las cervezas.

La línea con los colores de ambas banderas en el piso marca el límite (click para agrandar)

O acaso, sentarte a tomar un café en Holanda, correr la silla para poderte parar, y entrar sin querer en Bélgica.

Café atravesado por la frontera

Se podría seguir escribiendo mil cosas más que suceden en este extraño pueblo, cosa que no voy a hacer para no aburrirlos y yo no seguir utilizando tiempo del trabajo para esto 🙂 . Solo un par de cosas más. En este pueblo se encuentra una de las poquitísimas fronteras cuádruples del mundo como pueden ver en la siguiente foto.

Frontera cuádriple. H1 y H2 pertenecen a Bélgica

También les había mencionado al inicio que habían otros enclaves belgas que se encontraban en sector rural y por eso no aparecían en el mapa principal del pueblo. El más pequeño de ellos es el H22, (se encuentra a no más de 6km del pueblo). Tiene aproximadamente 40×60 metros. Imagínense ser holandés, llevar al H22 a la suegra/novia/socio y pegarle un corchazo. Te vas a tu casa tranquilo y sin problemas, te dormís una siesta, hacés un crucigrama, mirás el muro infernal (versión psico-japonesa) para después darte a la fuga. Total, de aquí a que se decidan quién investiga el caso te da tiempo para cruzar medio mundo.

En azul, los enclaves belgas. En rojo se marca el enclave H22 (click para agrandar)

Vista en detalle del enclave H22

No me quería despedir sin dejar algunos links donde van a poder tener más información de esta rareza. Si querés conocer más detalles de la historia de formación de estos enclaves, acá vas a encontrar info detallada. Acá hay más info del enclave H22; acá vas a ir a la página del pueblo; más fotos y mapas acá y acá; una visita detallada a la cervecería acá y más sobre la historia del asesinato acá y del pueblo acá. Por último, si te interesa el tema hay un excelente libro que podés ver autor y donde comprarlo acá.

Curiosos lectores, esto es todo por ahora. Si se quedaron con gusto a poco, esperen a la próxima entrega donde podrán conocer la madre de la criatura, el sistema de enclaves más grandes y extraño del mundo. Saludos!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Curiosidades, Enclaves, Geografía. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Enclaves N°2: Baarle Nassau y Baarle Hertog

  1. Puma dijo:

    Muy interesante, me quede pensando en lo artificial que es la división por paises y en lo natural que nos parece. Abrazo

  2. ye olde fox dijo:

    Muy buen post cuate, sobro todo la parte del corchazo a la suegra/novia/socio eso si qué suena interesante..
    Abrazo

  3. Gabinni dijo:

    El H22 es casi una prisión entonces….. si cometes un crimen y te persigue la poli holandesa te metes ahi y no te pueden tocar un pelo; ahora, te la encargo para salir cuando te de hambre….

  4. Pingback: Enclaves: Cooch Behar | Animal de Ruta

  5. Pingback: Enclaves N°4: Vennbahn, ese país ferroviario | Animal de Ruta

  6. Pingback: Exclaves argentinos | Animal de Ruta

¿Algo para declarar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s