Música y placer

Hace tiempo que tenía ganas de hacer un post placentero. Pero a no confundirse, hay muchas formas de sentir placer y según un nuevo estudio publicado en Nature, escuchar música (obvio escuchar sonidos que nos agraden), es casi tan placentero como otras actividades. Me voy a limitar a decir otras actividades y voy a dejar a su imaginación las diferentes situaciones placenteras que uno puede realizar.

Creditos: ISNS

Para leer este post, se aconseja un lugar tranquilo con musica, preferentemente la Novena Sinfonía de Beethoven, y a relajarse y disfrutar. Esperamos el momento glorioso, sabemos que está por venir con la “La Oda a la Alegría” y seguimos el ritmo del sonido, inundándonos de placer. Claro no a todos esta obra maestra les produce la misma sensación, cada cual buscará los sonidos que más les produzca placer.

La razón de esta sensación no es más que nuestra querida amiga “Dopamina“.Dopamina, Fuente: wikipedia¿Como es esto? Ok, les comento. Científicos de la Universidad McGill de Montreal han establecido la relación directa entre la euforia estimulada por la música y el neurotransmisor dopamina. La dopamina juego un rol importante en el placer, la emoción de ciertas drogas ilegales y la sensación de calor dentro de una mujer amamantando a su hijo.

En wikipedia hay una explicación extensa de lo que hace esta hormona, pero el efecto que nos interesa explicar es el poder de la música en culturas humanas, por lo que vamos a dejar la explicación de la dopamina para otro momento.

Valorie N. Salimpoor y otros investigadores reunieron a ocho personas en el laboratorio de Robert J. Zatorre y les pidieron que escuchen la música que más les gustaba. Eligieron entre una amplia gama de música instrumental, desde el Adagio para cuerdas de Samuel Barber hasta el jazz y el punk. La prueba utilizaba sólo música conocida.

Lo que estas personas tenían en común era que la música que escuchaban les producía escalofríos (la famosa piel de gallina), que es en realidad un término técnico para un tipo de respuesta emocional. Una tomografía por emisión de positrones, o PET, nos permite medir la liberación de dopamina. La dopamina se sintetiza en el cerebro fuera de los aminoácidos y transmite señales de una neurona a otra.

(a) mapas estadísticos paramétricos. (b) Los cambios en la unión potencial (BP) valores registrados por separado para cada individuo, tenga en cuenta que el cambio era compatible para la mayoría de la gente en cada sitio. Para mayor información de los gráficos ver el paper, esta en el link del final.

En la estructura del cerebro se ve el cuerpo estriado en el interior del prosencéfalo. El estriado tiene dos subpartes: la superior o dorsal y la ventral a continuación, dijeron los científicos.

Zatorre dijo que la parte dorsal del cuerpo estriado está conectado con las regiones del cerebro involucradas en la predicción y la acción, mientras que el ventral es conectado al sistema límbico, la parte más primitiva y antigua del cerebro, donde habitan las emociones. Cuando estamos anticipándose a un hecho, debe realizar la parte de predicción en el cerebro, cuando se siente escalofríos, trabaja la parte de las emociones en la cabeza, dijo Zatorre, quien con un equipo de investigadores descubrieron que la dopamina activa ambas partes.

Según la investigación de McGill, durante la fase de anticipación la dopamina se vierte en el estriado dorsal cuando se produce el clímax, lo que provocó una reacción en el estriado ventral, que se traduce en emoción pura.

La idea de que hubo algún tipo de reacción bioquímica involucrada se remonta a la obra del difunto Leonard B. Meyer en la década de 1950. Meyer, fue según los expertos, un musicólogo no un científico, pero él conecto la teoría de la música con la psicología y la neurociencia, o sea la respuesta emocional a los patrones de la música. Meyer dijo no conocemos el mecanismo bioquímico, pero la relación existe.

Los grandes compositores no lo saben, pero jugar un papel fundamental este proceso. El compositor alemán Gustav Mahler es famoso por crear la tensión necesaria para que se produzca esta reacción. Genera la intensidad hasta que estalla la orquesta en una onda de sonido. El oyente sabe que va a ser una revolución emocional, incluso si la pieza musical no es familiar. Y, si el oyente sabe que viene un estallido de instrumentos, la reacción puede ser aún más intensa. Resulta, dijo Zatorre, que Mahler – y los músicos que realizan su música – juegan con las emociones de la audiencia mediante la manipulación de la dopamina.

Lo que encontramos es el mecanismo cerebral que subyace a este fenómeno, dijo Zatorre.

Zatorre plantea la hipótesis de que algo similar sucede cuando se va a escuchar por primera vez una canción, ya que resultados preliminares de las pruebas recientes muestran un resultado similar. Las estructuras completa de la música puede producir dopamina inducida por la anticipación y la explosión de sonidos de los instrumentos. Y debe ser así, recuerden la película V de venganza, como iban de lujo esos acordes con la explosión, si no la vieron la recomiendo.

Ver explicación de los gráficos acá

Según Sharon Levy, profesor de teoría de la música y la literatura de piano en la Juilliard School en Nueva York y el Instituto Peabody de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, a veces la descarga emocional viene de simplemente aliviar la tensión armónica – el uso de acordes relativamente disonantes que se resuelven en algún momento – como Mahler lo hace. En ocasiones el compositor produce cambios deliberadamente generando expectativa y de esta manera emoción, sorprendente, un dispositivo escribió Meyer que Mozart había dominado. Cualquiera sea el medio, es la dopamina la que produce todo esto.

Zatorre dijo no saber lo que sucede en el cerebro del compositor que escribe la música. “Mi conjetura es que la composición es un acto complejo que no es musica hasta conseguir ese toque emocional más tarde, cuando en realidad se está experimentando por primera vez con la melodía”, dijo Zatorre.

Zatorre utiliza la música orquestal para evitar que las emociones estén vinculadas a las palabras que pueden afectar los resultados. El está planeando otro estudio con la música vocal, para ampliar sus resultados.

Hasta acá este post, les dejo la fuente del link, y el paper en Nature.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arte, Ciencia, Curiosidades, Música. Guarda el enlace permanente.

¿Algo para declarar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s