De Bolivia con amor (a.k.a. Como pica a la entrada pica a la salida)

Tal vez no se haya notado, pero a los que escribimos en este blog nos gusta comer bien. O mucho. Cuando se puede, bien y mucho; tal fue el caso este domingo pasado. En esta ocasión, nos juntamos Ye Olde Fox y yo, ya que Guillote está en Bs.As., donde vive. Esperamos que haya disfrutado su rúcula de dieta, sin sal, porque nosotros nos atascamos con algo típico de Bolivia. Me refiero a esto:

Picante de Pollo, definitivamente no es un caso de publicidad engañosa: es de pollo y es picante.

Damas y caballeros, con ustedes; el picante de pollo. Tal vez no sea gran cosa de aspecto, pero es… potente. No se me ocurre otra forma de describirlo. Los únicos dos ingredientes exóticos que lleva este plato son el ají Locoto y el Chuño, los cuales pudimos conseguir (mas bien, las hermanas de Ye olde Fox consiguieron para nosotros. ¡Gracias!) en la feria agrícola de Ugarteche, localidad que alberga a una importante comunidad boliviana. La receta es bastante simple y una breve búsqueda en Google nos lleva a ella. Acá la forma de preparar el chuño y acá la salsa cruda, que se pone sobre el pollo. También nos conseguimos en la feria un poco de ají Locoto en polvo, el cual añadimos al caldo del pollo por si las dudas (por si las dudas no picaba lo suficiente. Resultó.) El locoto es un ají (o chile) no extremadamente picante* (de 100.000 a 200.000 SHU) pero sí muy sabroso. El chuño es una variedad de papa (mas silvestre que domesticada me atrevería a afirmar) que se suele conseguir seca y al hidratarse aumenta mucho su tamaño. Al picante de pollo se lo suele acompañar de estas papas, arroz y/o papas comunes (los dos últimos sirven para mezclar con la salsa y rebajar un poco el picozor)

Arriba a la izquierda, el Chuño remojado de la noche anterior y pelado. Abajo el pollo en su caldo cocinándose a fuego muuuuy lento. A la derecha, el resultado.


Es un plato que comía seguido porque cuando era chico viví un tiempo cerca de la frontera con Bolivia e íbamos frecuentemente. Para los afortunados que puedan ir allá o conseguir lo necesario, recomiendo acompañarlo con una cerveza Paceña (la cual no conseguimos sino habría mas fotos de la misma que del picante de pollo). Comer este plato en Yacuiba (frontera con Salta, en la sierra boliviana) con 35°C a la sombra y una cerveza local para pasarlo es toda una experiencia. Comerlo en casa, un poco mas cómodo en quincho propio también vale la pena. Si se animan a comer cosas picantes, esto es mas que recomendable. Y mas barato que el asado.

*Una vez, en un restorán en México, me metí a la boca (y mastiqué y logré tragar) un chile habanero fresco pensando que era un jalapeño. Después de eso, nada es demasiado picante. Y hasta unas semanas después de eso, nada tiene demasiado sabor, de hecho. Por lo menos para el paladar no acostumbrado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comida, Fotos. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a De Bolivia con amor (a.k.a. Como pica a la entrada pica a la salida)

  1. Gabinni dijo:

    Q bueno che, esto si que es un post picante!!!

  2. Guillote dijo:

    Te va a dejar el culo como un caño de escape!

    • chimango dijo:

      En asuntos relacionados con la culinaria altiplana o la mejicana, yo siempre sugiero la instalación de cinturones de seguridad de tres puntos en el inodoro; mas que “caño de escape”, “cañita voladora” provee una imagen mental mas adecuada.

  3. Pingback: Sabías que… #3 | Animal de Ruta

¿Algo para declarar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s