Sobre el mechero Bunsen y el descubrimiendo de elementos químicos

Aquellos que alguna vez fuimos a un colegio técnico hemos tenido química, y por ende jugamos con el ultrafamoso mechero Bunsen. Lo que poco se sabe es la conexión entre ese “coso” y la determinación de elementos químicos. A continuación, te explicaremos eso y otra hierbas.

Primero un poquito de historia

Durante todo el siglo XIX, los físicos del mundo dedicaban sus esfuerzos a estudiar la naturaleza de la luz. Ya en 1665, Newton había descubierto el espectro de colores (arcoiris) haciendo pasar un rayo de luz por un prisma. Sin embargo, Isaac no se percató que lo que él pensaba que era un espectro continuo, no lo era! Tuvo que pasar mucho tiempo hasta que en 1802 William Hyde Wollaston (1776-1828) encontró algunas rupturas en el espectro (pequeñas líneas desprovistas de color) pero, a pesar de publicar el descubrimiento, no fue a fondo con el por qué. En los pocos años siguientes, se fueron perfeccionando rápidamente los espectrógrafos, lo que permitió en 1814 al físico alemán Joseph von Fraunhofer (1787-1826) descubrir casi 600 de estas discontinuidades (en la actualidad se conocen 10.000). Esas líneas, o falta de luz en un punto determinado, se llamaron líneas de Fraunhofer pero ese nombre no prendió y desde hace mucho se conoce como líneas espectrales.

Líneas de Fraunhofer (vía Wiki, click para agrandar)

El pirómano Bunsen

Es acá donde entra a escena don Bunsen. Las sustancias químicas, cuando se queman o calientan, emiten colores. Por ejemplo: el color del potasio es violeta; el bario es verde; el estroncio, rojo y el sodio, amarillo. Estos elementos y otros son lo que se utilizan para los fuegos artificiales que quemamos cada fin de año. Pero el estudio de estos colores estaba extrañamente acotado porque todos los mecheros de la época tenían una llama de color que impedía la visualización correcta. En 1857, nuestro amigo alemán Robert Wilhelm Bunsen (1811-1899), más conocido como “Pepe Bunsen” (please, insert cuack) creó su famoso mechero y lo hizo de una forma que quemaba el gas tan bien alimentado por el aire que producía una llama incolora. Por ello, si se utilizaba para calentar un químico o sustancia determinada, sólo se aprecia el color del químico.

Bunsen-Kirchhoff, que delantera!!!

El “legado” de Bunsen

Posterior a la creación de Bunsen, un colaborador de él y también físico alemán Gustav Robert Kirchhoff (1824-1877) utilizó su mechero para quemar sustancias y estudió el espectro de luz que éstas emanaban. No sólo que descubrió que no era continuo sino que cada uno estaba constituido por unas pocas líneas separadas e individualizadas. Por ello, cada elemento (en el fondo, cada diferente tipo de átomo) producía su propia secuencia o “estructura” de líneas coloreadas. Esto le imprimía el carácter de “huella digital” a cada línea para cada elemento. Es así como este buen hombre (Kirchhoff), calentando minerales conocidos y por conocer y comparando sus espectros con los de los elementos ya conocidos, descubrió el cesio en 1860 y en 1861 el rubidio. Los nombres los sacó de… los colores de las líneas espectrales que los identificaban! Cesium es cielo azul en latín y rubidium, rojo.

Para no aburrirlos (y por último), Kirchhoff no se conformó con los resultados que obtuvo. Siguió experimentando con vapores de sustancias (por ejemplo, Sodio) y cómo absorbían o emitían líneas dependiendo de su temperatura. Ese trabajo fue fundamental para identificar por primera vez el dióxido de carbono en las atmósferas de Venus y Marte.

Adioses, fuentes y sugerencias

Bueno amigos, este post ha querido ser una demostración de cómo inclusive algo tan común para muchos como el mechero Bunsen tiene una historia a mi juzgar interesante por detrás. Esta historia vino hacia mí gracias al gran libro de Isaac Asimov, Guía de la Tierra y el Espacio y completé la info con la gran Wikipedia en inglés y español. Como siempre, se aceptan sugerencias y/o comentarios y será hasta la próxima.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Anéctodas, Curiosidades, Física. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Sobre el mechero Bunsen y el descubrimiendo de elementos químicos

  1. ye olde fox dijo:

    Ahí lo tenes a don Pepe Bunsen.. ahora que raro Kirchhoff haciendo su aparición..!! jaja

  2. Guillermo dijo:

    kirchhoff o el kirck-off, como lo prefieran, fue un pensado que solo vivió 60 años, muy bien invertidos. http://es.wikipedia.org/wiki/Gustav_Kirchhoff

  3. m@xis dijo:

    Si el trabajo de Don Kirchhoff permitió identificar por primera vez el dióxido de carbono en las atmósferas de Venus y Marte… Imagino con escalofrío las cosas que pueden desarrollar nuestros actuales científicos (astrónomos)… al contemplar hemorroides en fotos de alta calidad…
    Guillote, Ud. hace ciencia.

  4. Pingback: Historias alrededor del sol | Animal de Ruta

  5. carolina dijo:

    yo estoi buscando PARA Q SIRVE no qiero q me cuenten la vida de ese vieeeeeeeeeeejo :B

¿Algo para declarar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s